www.intrahistoria21.es
El mundo se prepara para un “estornudo solar” previsto en la primavera de 2.017
Ampliar

El mundo se prepara para un “estornudo solar” previsto en la primavera de 2.017

El reciente aviso de Obama de prepararse para una gran tormenta solar en un plazo de cuatro meses, junto con los avisos previos de varios países de acumular comida y agua, no hacen sino confirmar la sospecha de que los científicos esperan algo gordo para la primavera de 2.017.

Ya hubo una fuerte tormenta solar en 1.859 conocida también como evento Carrington por el astrónomo inglés Richard Carrington, primero en observarla, que se considera la tormenta solar más potente registrada en la historia.

En el año 1.859 se produjo una gran expulsión de masa coronal o llamarada solar. A partir del 28 de agosto, se observaron auroras que llegaban hasta el norte de Colombia. El pico de intensidad fue el 1 y 2 de septiembre, y provocó el fallo de los sistemas de telégrafo en toda Europa y América del Norte.

Los primeros indicios de este incidente se detectaron a partir del 28 de agosto de 1.859 cuando por toda Norteamérica se vieron auroras boreales. Se vieron intensas cortinas de luz, desde Maine hasta Florida. Incluso en Cuba los capitanes de barco registraron en los cuadernos de bitácora la aparición de luces cobrizas cerca del cenit.

AURORA BOREAL EN MADRID

En aquella época los cables del telégrafo, invento que había empezado a funcionar en 1.843 en los Estados Unidos, sufrieron cortes y cortocircuitos que provocaron numerosos incendios, tanto en Europa como en Norteamérica. Se observaron auroras en zonas de latitud media, como Roma o Madrid, incluso en zonas de baja latitud como La Habana, las islas Hawái y la población de Montería (latitud 8°45′N) en Colombia entre otras.

Fue la interacción más violenta que nunca se ha registrado entre la actividad solar y la Tierra. La acción del viento solar sobre la Tierra el año 1.859 fue, con diferencia, la más intensa de la que se tiene constancia. El día 28 de agosto aparecieron numerosas manchas solares, y entre los días 28 de agosto y 2 de septiembre se declararon numerosas áreas con llamaradas.

El 1 de septiembre el Sol emitió una inmensa llamarada. Sólo diecisiete horas y cuarenta minutos después, la eyección llegó a la Tierra con partículas de carga magnética muy intensa. El campo magnético terrestre se deformó completamente y esto permitió la entrada de partículas solares hasta la alta atmósfera, donde provocaron extensas auroras boreales e interrupciones en las redes de telégrafo, que entonces estaba todavía muy poco desarrollado.

EFECTOS ESPIRITUALES

Nos han informado hasta la saciedad de las consecuencias que puede tener una tormenta solar para las redes eléctricas y todo el tinglado electrónico en el que se basa el funcionamiento de nuestra sociedad, pero apenas nos han informado sobre los cambios físicos y espirituales que producirá en cada ser humano la llegada de esta poderosa energía.

La ciencia empezó a tomarse en serio este asunto a partir de los años noventa. Ya desde la década de los ochenta una gran cantidad de investigaciones psicológicas venía demostrando que las tormentas geomagnéticas tienen un profundo efecto en los estados de ánimo y por tanto influyen en el comportamiento humano y en la manera de abordar conflictos y problemas.

Un hallazgo importante de estos estudios es que se suelen atribuir los sentimientos y emociones a la fuente equivocada, dando lugar a juicios incorrectos. Y de ahí la importancia de conocer el origen del malestar para poder controlar el modo en que actuamos.

En un estudio de 1.994 realizado por la Clínica Westbank en Stirlingshire, Reino Unido, se comprobó que existía un incremento estadístico significativo en la admisión de pacientes con algún tipo de trastorno mental en los días de tormentas solares. Según esto, el aumento de ingresos por depresión superaba la media en un 36,2% durante las dos semanas siguientes a un evento geomagnético de importancia.

Se ha podido analizar la relación entre la glándula pineal, un órgano atrofiado y gran desconocido que los científicos apenas alcanzan a asociar con la segregación de melatonina y con cierta capacidad fotosensible, y los campos magnéticos.

LOS PERSAS LO SABÍAN

Pero este proceso de transformación lo tenía mucho más claro la antigua religión de Persia de Zoroastro el Mazdeísmo, y lo llamaba claramente ‘Frashokereti’.

El Frashokereti es el plazo en el idioma persa para la doctrina zoroástrica de una renovación final del universo, cuando el mal será destruido, y todo lo demás será a continuación, en perfecta unidad con Dios (Ahura Mazda).

Dentro del contenido religioso del mazdeísmo, Zoroastro describió con gran detalle la llegada del Frashokereti o juicio final con el último enfrentamiento entre Ahura Mazda (el Bien) y Angra Mainyu (el Mal), que produciría grandes catástrofes y aceleraría la llegada de un salvador, descendiente del linaje del propio Zoroastro, quien sería el encargado de llevar a la victoria a las fuerzas del Bien.

En el juicio final se decide el destino de la humanidad y la reconciliación entre una parte de ésta y Ormuz (el Bien), que conlleva el fin del Mal.

Las premisas doctrinales son:

El bien prevalecerá sobre el mal finalmente.

El mundo será restaurado a la perfección original de la creación.

La salvación de cada persona depende de su karma positivo o negativo.

Por lo tanto, cada ser humano tiene la responsabilidad por el destino de su propia alma, y al mismo tiempo participa de la responsabilidad por el destino del mundo.

La humanidad vivirá sin comida, sin hambre ni sed, y sin armas (ni posibilidad de daño corporal).

La sustancia material de los cuerpos será tan ligera como para emitir ninguna sombra.

Toda la humanidad va a hablar un solo idioma y pertenecen a una sola nación sin fronteras.

Todos compartirán un único propósito y objetivo, unirse con lo divino para una exaltación perpetua de la gloria de Dios.

CHINA E INDIA

En China, al introducir el culto al buda Maitreya también se introdujo en esta religión un componente escatológico, del cual en los tiempos futuros, decaerá de gran manera que propiciaría el regreso de Maitreya para iniciar una nueva época de paz y esperanza.

Hay una escatología de los universos materiales, que se destruyen cíclicamente. Existe una destrucción parcial del universo, que sucede cada final del «día» de Brahmā (cuando este dios se duerme, al final de cada uno de sus largos «días») y existe una destrucción total de todos los universos, cuando Vishnú los «aspira» como moléculas de su respiración, al final de la vida de Brahmā (que dura exactamente cien de sus «años»).
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)



Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Intrahistoria21

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.